Hoy en día son muchas las personas que se plantean vivir y trabajar en el extranjero. En la mayoría de los casos, aquellos que deciden partir lo hacen sin tener un puesto de trabajo asegurado en su lugar de destino.
 
Sin embargo, marcharte con un puesto definido, o por lo menos conociendo a qué tipo de mercado laboral y oportunidades te vas a enfrentar es fundamental. Llegar con unas expectativas realistas te aportará seguridad y tranquilidad, reduciendo la presión y estrés de los primeros momentos en tu nuevo hogar.
 
Trabajar en el extranjeroAfortunadamente, a diferencia de lo que ocurría en tiempos pasados, gracias a un mundo cada vez más globalizado y a las nuevas tecnologías, la búsqueda de oportunidades de trabajo es un proceso más sencillo que es posible iniciar desde antes de pisar tierra extranjera.
 
A continuación compartimos 5 consejos que te ayudarán a encontrar trabajo en el extranjero antes de partir.
 

#1: Crea un perfil en LinkedIn

 
La red social profesional LinkedIn se ha extendido por todo el mundo en los últimos años y numerosas empresas y reclutadores navegan constantemente por ella en búsqueda de potenciales candidatos. Tener un perfil actualizado que detalle tu experiencia y habilidades, junto con algunas recomendaciones por parte de antiguos empleadores y compañeros aumentará tu visibilidad y posibilidades de ser contactado.
 
Por otro lado, también puedes usar la web de forma proactiva, para realizar búsquedas de trabajo. Ah, y si eres recién graduado, recuerda que también cuentan con una sección especializada con ofertas de trabajo para jóvenes como tú.

 

#2:  Aprovecha tu Red de Contactos

 
¿Conoces a alguien que ya viva en el lugar o que conozca a alguien que lo hace? Contacta con ellos y pídeles que te cuenten cómo es el mercado laboral allí. Aprovecha también para preguntarles si saben de alguna vacante para la que puedas encajar.
 
Cuando se trata de trabajar en el extranjero, cualquier ayuda es poca. Así que deja la timidez aparte y pide ayuda. Ellos también estuvieron en tu situación en algún momento, así que estarán encantados de echarte una mano.

 

#3: Pide un Traslado

 
Si trabajas en una empresa multinacional, quizás exista la posibilidad de obtener un traslado. Organiza una reunión con el departamento de recursos humanos y averigua si existe alguna vacante allí para alguien con tu experiencia. Si tienes suerte, ¡es posible que incluso cubran  los costos de tu traslado!

 

#4: Contacta con la Embajada

 
Seguramente tengas que visitar la embajada de tu país de acogida en varias ocasiones antes de marcharte. Aprovecha la oportunidad para preguntar si tienen una bolsa de trabajo o si cuentan con folletos informativos y guías sobre cómo trabajar allí.

 

#5: Envía tu CV a Agencias de Trabajo Locales

 

Trabajar en el extranjero

Internet supone una ventana abierta que te permite asomarte a otros mundos sin haberlos pisado aún. Busca agencias de empleo de la zona y envíales tu currículum vitae junto con una carta de presentación, contándoles a partir de cuándo estarás disponible en el lugar.
 
Proporciónales también tus datos de contacto en Skype, por si quieren organizar una videoconferencia para discutir tu experiencia más en detalle. Y ¡no olvides enviar tu CV en inglés o el idioma local si lo hablas fluídamente!

 

Como ves, hay mucho que puedes hacer antes de marcharte para poder trabajar en el extranjero. Tan solo has de confiar en ti mismo, informarte bien y ser proactivo para poder optar a cuantas más oportunidades laborales posibles.
 
¡Suerte!
 
P.D. ¿Tienes algún otro consejo para trabajar en el extranjero? Escríbenos y comparte tu conocimiento.
 
Save